martes, 27 de abril de 2010

Chile: impactantes testimonios de víctimas de sacerdote

Por FEDERICO QUILODRAN
SANTIAGO DE CHILE (AP) _ Impactantantes testimonios televisivos dieron cinco de las víctimas de supuestos abusos sexuales cometidos por un sacerdote ya retirado, quien reforzó su defensa con un conocido penalista chileno.

Coincidentemente, una bomba estalló la madrugada del martes en un templo al sur del país causando sólo destrozos y alarma en el vecindario.

Los cinco afectados impactaron a los seguidores de la televisión estatal el lunes en la noche con sus testimonios sobre los acosos a que habrían sido sometidos hace 20 años por el ex párroco Fernando Karadima en un templo de un sector elegante de esta capital.

En un programa especial de la televisión estatal, cinco personas ahora adultas, declararon con detalles los abusos a que habrían sido sometidos por el sacerdote cuando eran aún jóvenes de entre 14 y 17 años.

El médico cirujano James Hamilton, uno de los cuatro denunciantes ante la justicia, contó entre sollozos que en una oportunidad, cuando era un joven de 17 años, el sacerdote tocó sus genitales y lo masturbó. Los abusos habrían continuado por años.

Otros tres denunciantes, uno de ellos un ex seminarista de quien Karadima era su guía espiritual, hicieron declaraciones similares.

El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Alejandro Goic, se refirió hace una semana a los 20 casos de abusos sexuales que en los últimos años han afectado a sacerdotes chilenos. Cinco de ellos están condenados y los otros son indagados.

A su vez, el cardenal arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, en una carta pastoral a los fieles leída en las iglesias el domingo, reiteró la petición de perdón, aunque admitió que había suspendido la investigación contra Karadima luego que en 2005 se formularan las denuncias ante la justicia eclesiástica. La investigación religiosa se reanudó el año pasado con un nuevo
promotor de justicia.

El ex párroco, sin embargo, ha contado no sólo con el respaldo de los fieles de su antigua parroquia, donde también vive, sino que de algunos obispos, que han puesto en duda las acciones que habría cometido.

El alcalde derechista de la vecina localidad de Puente Alto, José Manuel Ossandón, defendió al ex cura y dijo que era el chivo expiatorio de la iglesia, lo que causó la irritada respuesta del presidente de la Conferencia Episcopal.

"Queremos la total transparencia y la total verdad. Suponer que la Iglesia está usando al padre Karadima para lavar su imagen es una infamia que no podemos aceptar", dijo el obispo Goic.

Por su parte, el fiscal Xavier Armendáriz, quien lleva la investigación judicial contra Karadima, ya tomó declaraciones a algunos de los cuatro denunciantes.

El fiscal precisó que "la investidura de las personas que están involucradas no interfiere para nada la labor que desarrolla la fiscalía''.

La investigación judicial, empero, debería concluir con la prescripción, según admitió el abogado Juan Pablo Hermosilla, representante de Hamilton, por cuanto los abusos que se le atribuyen al ex sacerdote fueron cometidos hace más de 10 años. Ello, a menos que surja una nueva denuncia de abusos más recientes.

El jubilado ex párroco de la capitalina iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, de 80 años, no ha entregado su versión, pero reforzó su defensa con un conocido penalista. Su anterior abogado, Juan Pablo Bulnes, ha rechazado los cargos y dijo que serían fruto de una conspiración para afectar a su defendido. Karadima contrató a otro conocido abogado penalista, Luis Ortíz Quiroga, decano de la facultad de derecho de la Universidad de Chile.

El atentado explosivo se registró en la madrugada en una iglesia de la ciudad de Temuco, a 670 kilómetros al sur, y el estallido destrozó el frontis y los ventanales de las casas vecinas. La bomba fue colocada en un extintor en el frontis del templo, situado a escasa distancia de una comisaría policial.

Un desconocido grupo denominado ``Kaos nativo orquestal tres'' se atribuyó el atentado a través de panfletos dejados en el lugar, según informó el mayor de la policía, Alfonso Fernández.

1 comentario:

  1. deberian hacerlos sufrir y encerrarlos eternamente.

    ResponderEliminar